Somos naturaleza y los Baños de Bosque están aquí para ayudarnos a recordar nuestra intima conexión con la vida.

Conversando con Gina Michea, Guía Certificada de Baños de Bosque, Ingeniera Forestal, Coach de Vida y Canalizadora.

Fundadora de Baños de Bosque Chile, Consciencia y Naturaleza.

¿Qué es un Baño de Bosque?

Baños de bosques, es medicina forestal que apoya el bienestar y la salud de los seres humanos. En Japón en el año 82, se crea un programa de salud nacional para practicar  baños de bosques, que es la traducción de Shinrin Yoku.  Esa nominación fue acuñada por el Ministro de Agricultura, Bosques y Pesca Tomohide Akiyama, que declaró que el pueblo japonés necesitaba curarse a través de la naturaleza. Hoy hay personas que han incorporado esta práctica en todo el mundo y hay cerca de dos millones de  seguidores  en Japón, país que ha creados senderos habilitados para ese fin.

Desde esa época, países asiáticos, europeos y EEUU, entre otros, han avanzado en dar a conocer los beneficios para la salud humana e investigar científicamente los efectos de los baños de bosques o shinrin yoku, y terapia que debe realizarse con regularidad. En latinoamérica es aún incipiente, pero avanza al menos la formación de guías de Baños de Bosques, que son los que deben expandir los beneficios de esta.

Es una caminata lenta, en silencio y guiada, donde el participante  de un baño de bosque se conecta con la naturaleza que le rodea, a través de los sentidos, inhalando la atmósfera del bosque y conectándose con los árboles y consigo mismo, a través de las invitaciones que propone el guía a lo largo de la ruta. El guía acompaña la experiencia, pero el bosque es el terapeuta.

Este Baño de Bosque puede durar dos a tres horas, una mañana o más, cuando forman parte de talleres para organizaciones u particulares. Se realiza en caminos relativamente planos y seguros, con celular apagado en lo posible, donde la persona a través de abrir los sentidos de la visión, el oído, el gusto, el sabor, el tacto e intuición, descubre los árboles, las hojas, la tierra, el agua, el sol, el aire o cualquier elemento natural que este a su alrededor, esto equilibra la mente, el cuerpo y las emociones de  las personas. 

Uno de los científicos de Japón promotor de investigaciones sobre el efecto que produce en las personas, Yoshifumi Miyazaki,  dice por ejemplo, que la reducción de la presión arterial se nota a los 15 minutos de realizar la práctica, y que si haces actividad de un día, permanece el efecto durante 5 dias. Ahora es bueno liberar el mito que solo abrazándote una vez a un árbol o hacer una vez un paseo en el bosque, ya estas sano de cualquier dolencia. Es una práctica preventiva de enfermedades, acompaña a las personas con dolencias físicas o emocionales y principalmente una manera de incorporar un hábito de contacto permanente con la naturaleza, para tener una vida saludable.

¿Cuáles son sus beneficios?

Recarga energías, contribuye a mejorar la salud mental y emocional, ya que rebaja la ansiedad, la depresión, la ira o la fatiga. Reduce los niveles de tecnoestrés y déficit de naturaleza. Reduce la morbilidad y disminuye la mortalidad. Reduce la tensión arterial y el nivel de azúcar en la sangre. Tiene un efecto de soporte y cohesión social que contribuye al bienestar personal y del grupo. Disminuye el insomnio. Mejora la concentración y la memoria. Fortalece la sensación de armonía, relajación y bienestar general. Fortalece el sistema inmunológico y ayuda a mantener la salud cardiovascular y metabólica, entre otros.

¿Quién es Gina Michea y qué te ha inspirado a redireccionar tu camino personal y profesional hacia los Baños de Bosque?

Gina Michea es una mujer intuitiva, que ha dedicado su vida profesional a la conservación de la naturaleza, a través de haber trabajado 35 años en parques nacionales en Conaf y que en esta vuelta de ciclo, he decidido continuar  mi incansable labor de amor, respeto y servicio con la madre tierra,  mediante BAÑOS DE BOSQUES CHILE, Corporación que promueve el desarrollo de baños de naturaleza en áreas protegidas, plazas, parques forestales y lugares al aire libre, lo más prístinos posible, donde las personas van a conectar con la naturaleza.

Así como también realizo talleres y retiros de conexión con la naturaleza, donde uno mi experiencia de años con personas, no solo como ingeniera forestal, sino como coach y canalizadora, con técnicas de meditación. Por lo cual, conectar las personas con los bosques, con los árboles, los aromas de las hojas y de las flores, el aire puro, el olor de la tierra, del musgo  y la vida que se desarrolla entre todas las especies del bosque, es algo con lo cual he estado en  contacto toda mi vida. El trabajo profesional con los ambientes naturales y protegidos del país, me llevó a experimentar inumerables momentos de plenitud paz y  tranquilidad, por ello cuando escuche la práctica de SHINRIN YOKU, me motive a formarme como guía de Baños de Bosques del Forest Therapy Institute, para guiar a otros en esta conexión.

Para mi, Baños de Bosques, es una oportunidad  y una contribución al mundo de hoy, esta práctica de conexión con lo natural, trae al ser humano de vuelta a casa, de donde nunca debimos desconectarnos, es una manera de volver al ser humano a enfrentarnos como especie, a reconocernos como parte de la matriz de vida del planeta.

Creo que el ser humano ha olvidado que somos una especie más de la biodiversidad planetaria, sino, habria más respeto por los recursos naturales, como el agua, los minerales, la flora, la fauna y todas las especies que nos acompañan.

La civilización moderna,  con el paso de la población rural a las ciudades, el estrés, el “ tener” más que el “ser”, han llevado a la sociedad humana, a una desconexión con su esencia y por ello estamos en un punto de inflexión decidiendo quienes queremos ser, a nivel personal y global. Por ello la crisis que tenemos, va más allá de lo sanitario, es del corazón del ser humano y la forma de vida que llevamos, eso se refleja en todos los ámbitos de la sociedad.

¿Qué hay realmente detrás de un Baño de Bosque y porqué es tan necesario hoy día, en este especial momento de la humanidad?

En la actualidad, salir a caminar por la naturaleza, es una necesidad, la cual se ha agudizado por la pandemia mundial que tenemos.

Esta crisis sanitaria ha abierto en las personas una urgencia de contactarse con lo natural, el encierro ha provocado angustia, depresión y probablemente una revisión de las prioridades de vida de las personas, además de un miedo a la muerte, entre otros.

Este momento único e inusual que vivimos, ha alterado la vida en sociedad, sin poder desplazarse naturalmente por las calles ni ir al trabajo, eso solo ha fortalecido las ganas de las personas de conectar con la tierra, con sus jardines, las plazas y el contacto entre nosotros mismos, con familiares y amigos.

Esta vulnerabilidad global, se aminora cuando las personas vuelven a sentirse libres en un ambiente natural, donde puedan recorrer tranquilamente a través de una inmersión en un bosque, un paseo tranquilo, lo más consciente posible, sin esperar nada, solo respirar, mirando, oliendo, tocando y sintiendo lo que surge en este paseo, ya sea árboles, tierra, agua, flores u otros. Todo ello ayuda a equilibrar el sistema inmunológico, así como disminuir los síntomas del estrés mental y físico de las personas. Por ello, tomar un baño de naturaleza, hoy en día es una oportunidad para recargar energías y volver a equilibrar y disminuir las consecuencias del  encierro en que actualmente se vive. Todo dentro de las normas de seguridad necesarias y el distanciamiento físico correspondiente.

Los índices de infelicidad y de una serie de síntomas físicos y mentales tienen a Chile entre uno de los países con mayores índices de estrés y de depresión del mundo, eso es claramente preocupante. El 87 % de los chilenos vivimos en ciudades, probablemente con poco o nada contacto con el mundo natural, con hábitos sedentarios, altos índices de estrés laboral y viajando diariamente horas para ir al trabajo y luego regresar casa, todo ellos antes de la pandemia.

En la actualidad, los encierros de estos meses y el miedo derivados del Covid 19, hacen ansiar salir a tomar vitamina N (de naturaleza), por lo cual caminar un par de horas tranquilamente por los bosques, plazas, aunque sean las calles de la ciudad, sintiendo el aire puro que entra por tu nariz, ya es una manera de descansar la mente y el cuerpo físico.

Según tu mirada, baños de bosques es ¿una moda, una tendencia o una necesidad urgente para la integración y el despertar de consciencia?

Creo que Baños de Bosques nos recuerda nuestra conexión con lo natural, reencontrarnos con los ciclos de la naturaleza, conectarnos regularmente con la madre tierra, cualquiera sea el lugar y el ambiente, es una necesidad de integrarnos a ese mundo natural, no solo para obtener alimentos y hacer uso y muchas veces, abuso del medio ambiente, sino, para volver a recordar que hemos estado gran parte de nuestra historia evolutiva, en la naturaleza.

Las plantas se comunican directamente con nuestro sistema inmunológico y nuestro cerebro inconsciente y de ese modo, preservan nuestra salud, dice Clemens G. Arvay – en El Efecto Biofilia, eso es amor a la vida y al mundo vivo.

Por su parte en esa misma línea, Edward. O. Wilson (1984), biólogo norteamericano, plantea que los seres humanos hemos evolucionado de la naturaleza, por ello, es una necesidad biológica de conectar con ella. Habla de que nos sentimos cómodos en la naturaleza, porque hemos vivido gran parte de nuestra evolución en el medio natural. Está en nuestro ADN. Estoy convencida que volver a recordar nuestro origen, como especie animal, nos permitirá dejar descansar la mente y ambiciones humanas, un rato,  volver a trabajar en comunidad y a volver a tener la salud y conexión que tenían nuestros ancestros. Eso traerá beneficios a nuestra especie.

Cambiar viejas creencias, ampliando los horizontes y viendo más allá de lo inmediato permitirá que las futuras generaciones puedan gozar un mundo mejor, ser más felices, más plenos y crear sociedades más justas e igualitarias. Eso es expandir consciencia y conectar al ser humano con su esencia primordial, nos permitirá recuperar nuestro equilibrio físico, mental y emocional, entre nosotros y la vida que nos rodea.

Si el bosque o la naturaleza hablara, ¿Qué mensajes nos entregaría?

Buena pregunta, creo que volvería a mostrarnos nuestra unión como especie dentro de la biodiversidad del planeta, lo cual es mostrada dentro de la cosmovisión de las culturas originarias, todas ellas tienen algo en común, sentirse parte de la naturaleza y la vida que ahí se desarrolla, amor y respeto por la madre tierra y por las fuerzas visibles e invisibles que la sostienen.

El mensaje diría algo así:

“Todos formamos parte de una red mayor, donde todos estamos unidos. Los seres humanos son parte de la naturaleza. Sin embargo, su ego e individualismo, los hace verse separados de nosotros. Nuestra casa es Gaia. Por lo cual, deben comprender, que si destruyen el planeta, se están destruyendo a sí mismos.

Los seres que formamos el mar, la tierra, los bosques y todas las energías de la naturaleza, queremos decirles: “que por favor cuiden y valoren la casa que los cobija, solo el agradecimiento a la energía que los contiene, les llevará a volver a casa».

A nadie le pertenece el mar, el aire, los bosques, el agua ni la tierra, ellos están al servicio de todos, por lo cual los instamos a que amplíen sus horizontes y sean felices, así tal cual son. Nadie es dueño de la vida; esta se dispone día a día, para   que la usemos con amor y respeto.

Queremos avanzar en nuestro proceso evolutivo y necesitamos que la raza humana comprenda que solo la unión, los llevará a verse como los seres que realmente son.

Los estamos esperando…

¿Qué aprendizajes atesoras del taller de Marketing Consciente y cómo los aplicas hoy en tu proyecto?

El taller de Marketing Consciente me permitió elaborar el proyecto Baños de Bosques y crear Baños de Bosques Chile, con solidez conceptual, para la creación de una marca y una dirección concreta para proyectar mi entrega para el futuro. Hasta ese momento al inicio del año 2019, tenía la idea de mi proyecto, pero no sabía como concretar mis intenciones, ni a quienes ni donde quería enfocar este proyecto.

Hoy tengo una identidad, un propósito y un plan de acción, que determina hacia dónde voy y a quienes quiero motivar en mi servicio para conectar las personas  con la naturaleza. Además, Lorena me ha acompañado en el proceso, y su experiencia gráfica para crear el sitio en Facebook, Instagram. Ahora trabajamos en la página web y programas de difusión de esta terapia forestal. En síntesis, ha sido un apoyo integral en mostrar y desarrollar mi servicio a las personas, que recomiendo plenamente para otras iniciativas innovadoras como la mía.

¿Quieres vivir la experiencia de un Baño de Bosque?

Contacto: Gina Michea Anfossi +569 954 3 28 12

Septiembre de 2020 /


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *